Autora: Marina Bonel Quesad

Lugar de la fotografía: Camí de Cala Comtesa, Calvià.

Nombre científico de la especie: Erithacus rubecula

Los antófilos son la clave para la preservación de los ecosistemas terrestres, ya que desempeñan un papel fundamental en la reproducción de especies vegetales, permitiendo que el polen fecunde flores que se encuentren a largas distancias, lo que favorece la diversidad genética de las plantas.

¡Compartir!